¿A qué me dedico, como psicólogo, cuál es mi especialidad?

Hola a todas y todos.

En esta primera entrada me gustaría presentarme. Me llamo Manuel Taboada, soy psicólogo social, clínico y experto en psicología positiva y en mindfulness.

Tras años trabajando para el Ayuntamiento de Madrid ayudando a cientos de personas sin hogar a sobrellevar sus duras situaciones de vida, he decidido iniciar un proyecto diferente, muy personal. Hoy escribo esta entrada para anunciarlo públicamente.

Varias veces me han preguntado a qué me dedico, como psicólogo, cuál es mi especialidad.

Me dedico a ayudar a las personas a superar el momento de crisis en el que se encuentran, un momento en que han podido sufrir pérdidas dolorosas, de diferentes formas. Unos han perdido a seres muy queridos para ellos, otros han perdido parte importante de su salud. Personas que se sienten atrapadasSin saber qué decisión es esa que deben tomar o viéndose sin energías para hacer los cambios que sí consideran necesarios. Muchas veces piensan que algo malo, irremediablemente, acabará pasando.

Esto les causa muchos problemas como el no poder dormir bien, verse irritados por cualquier conversación, que hacer cualquier cosas les cueste un gran esfuerzo o tener problemas de salud como dolores de cabeza o contracciones musculares. Personas, en definitiva, que se sienten bloqueadas por la situación en que están viviendo.

Muchas intentan mejorar la situación haciendo grandes esfuerzos por su cuenta. Intentan hacer algo de ejercicio, salir más de casa, practicar mindfulness o autocontrolar el bombardeo de preocupaciones que abruman su mente, sin tener los resultados deseados. Esto sólo hace que cada vez se sientan más incapaces y atrapados.

Empiezan a aislarse poco a poco, notando cómo cada vez les apetece menos estar con otras personas, incluidas las personas que más quieren, con quienes viven. Esto puede hacer que se sientan culpables, pero también incomprendidos y solos.

Mi especialidad es ayudar a las personas en estas circunstancias a retomar el control de sus pensamientos y emociones, ayudarles a comprender el sufrimiento que sienten, a encontrar un sentido a sus preocupaciones y poder escoger nuevas metas para su vida una vez hayan desarrollado su fuerza de voluntad.


Debido a todo esto, he creado el programa “Resuelve tus bloqueos personales”, una guía paso a paso para recuperar la seguridad y el control de tu vida, que consta de tres fases:

  1. Comprender desde dónde viene mi sufrimiento y qué es lo que lo mantiene;
  2. Conocer mis fortalezas personales;
  3. Definir nuevas metas para mi vida.

Se trata de un programa de 6 meses y 18 sesiones, citas semanales al principio y quincenales después, en donde se trabaja con tareas y ejercicios entre cada sesión, en modalidad presencial o por videollamada.

En este blog que presento hoy iré explicando más detalles de cómo funciona el programa. Pero también quiero que, a parte de que conozcáis mejor cómo trabajo, sea un espacio donde ofrecer reflexiones que inspiren para alcanzar mayores grados de libertad personal y desarrollar la capacidad para construir el estado de ánimo deseado, a pesar de las circunstancias que nos rodeen.


Tengo la suerte de que mi profesión es también mi pasión y tengo el privilegio de poder dedicar mis esfuerzos a una gran misión:

Ayudar a las personas que pasan por una crisis personal a encontrar sus propias fortalezas personales y un sentido a sus vidas, a reconocer el poder que sí tienen para convivir, con dignidad, con las dificultades que la vida les traiga, convirtiendo lo doloroso en un motor para su crecimiento.

Trabajé durante más de 10 años ayudando a personas sin hogar a convivir con las tragedias en que se habían convertido sus vidas. Hoy puedo decir que todos contamos con más fortalezas personales de las que imaginamos y que somos capaces de tolerar grandes dosis de dolor, y salir, muchas veces, fortalecidos.


Si tienes dudas acerca de si puedo ayudarte, podemos hablar personalmente o por videollamada, AGENDA AQUÍ TU PRIMERA CITA DE ORIENTACIÓN. Así tienes la libertad de conocerme de primera mano.

Un abrazo fuerte,

 

Deja un comentario